Volver a la sección de Niños
Artículos de interés

Ayuda a tu hijo a ser un genio de las matemáticas

Liga permanente

Etiqueta: aprender a través del juego, niños pequeños, matemática

Para comenzar…

¿Sabías que los niños con mayores habilidades para los números tienen más probabilidades de ganar más, de mantenerse en el sistema educativo por más tiempo y, cuando se hagan adultos, tendrán más oportunidades de trabajar?

Los niños nacen con habilidades matemáticas innatas. Y las investigaciones han demostrado que los padres ejercen una influencia enorme en el desarrollo de éstas. Aun cuando sientas que no eres tan buena con las matemáticas, hay muchas cosas que desde ya puedes hacer con tu niño para marcar una gran diferencia en cuanto a sus habilidades con los números.

Se trata de tener confianza… 

Para que los niños sean buenos en matemáticas, lo primero que necesitan es sentirse confiados al intentarlo. Elogiar a tu pequeño por sus esfuerzos –y no por su habilidad– aumentará su confianza y despertará el hambre de éste por aprender más y más.

La clave está en ser positivos… 

Los niños que tienen éxito con las matemáticas suelen ser aquellos que más las disfrutan, así que recuerda: ¡Las matemáticas son divertidas, para todos! No dejes de decirte estas cosas a ti misma, aun cuando veas que las operaciones no se hacen del modo que se hacían cuando eras pequeña. Todos sabemos con cuánta facilidad los niños son influidos por las cosas que decimos, de modo que es vital que no les transmitas tus propios disgustos o miedos hacia las matemáticas diciendo cosas como “Nunca fui buena con las matemáticas” o “Yo odiaba las matemáticas en la escuela” y otras por el estilo.

Practiquen las matemáticas a diario

Esto quizás no suene demasiado atractivo, pero, ¿sabes qué?, igual lo están haciendo, siempre, porque las matemáticas están en todas partes: al momento en que ayudas a tu niño a vestirse, cuando hornean juntos un pastel, al ir de compras, cuando entonan canciones de números, al hacer construcciones con bloques. Prácticamente cada actividad que hacemos con nuestros niños involucra las matemáticas. Lo que como padres tenemos que hacer es identificar detectar las oportunidades de aprendizaje en todas y cada una de esas actividades y así estaremos ayudando a que nuestros pequeños se desarrollen como unos matemáticos felices y confiados.

Al respecto, hemos elaborado esta guía práctica dirigida a los padres, con mini videos que explican cómo desarrollar las habilidades matemáticas de los niños y con sugerencias de actividades divertidas que pueden ser realizadas en conjunto. Así contribuirás con el desarrollo de esas habilidades:

Reconociendo los números

Reconocer números es uno de los primeros y más importantes pasos en el camino hacia las matemáticas. Puedes comenzar señalándole distintos números a tu niño, como los que están en las puertas, en los autobuses, en las vallas publicitarias, en las camisetas de los deportistas, en la televisión. Tras un tiempo no muy largo, tu pequeño reconocerá que la palabra “dos” también puede ser escrita como el número “2”.

Actividades para el reconocimiento de números:

1 – Ver números

Se puede hacer en todas partes. Háblale de los números que ven en los autobuses, en las puertas de los departamentos, en las etiquetas de los precios o incluso en la espalda de los deportistas.

2 – Cacen de números

Esconde recortes de números del 1 al 10 en distintos lugares de la casa y haz que tu niño los busque. Pídele que diga en voz alta cada número que encuentre.

3 – Torre de tazas

Hagan una torre con diez tazas. Contar cada taza a medida que van añadiéndosela a la construcción ayudará al niño a entender que cada número tiene un valor específico.

¿Y ahora qué? 

Una vez que sientas que tu niño comprende estas cosas, pasa al siguiente nivel. Dale una respuesta equivocada a la pregunta: “¿Es éste el número 4?” y fíjate si el niño te corrige.

Decir a tu niño que es mejor de lo que eras tú cuando eras pequeña aumentará su confianza: los niños en edad preescolar responden muy bien a estos estímulos.

**Contar hacia arriba y hacia abajo **

Contar es importante para comprender los nombres de los números y el orden en que van. Comiencen contando del 1 al 5 y una vez que se sientan cómodos con esto, vayan del 1 al 10, luego al 20 y así sucesivamente.

Actividades para contar hacia arriba y hacia abajo:

1 - Canciones y rimas

Las canciones y las rimas son muy buenas para ayudar a los niños más pequeños a contar. Por ejemplo: “1, 2, 3, 4, 5 te vas al circo” (para contar hacia arriba); y “Había 10 botellas verdes sobre el muro” (para contar hacia abajo).

2 - Pasos y escaleras  

Cuenten juntos los pasos al subir y bajar escaleras cuando salgan o cuando vayan a la cama.

3 – Cuenta regresiva del cohete

Pídele a tu niño que imagine que es un cohete y dile que haga una cuenta regresiva: 5, 4, 3, 2, 1… ¡despegue!

Ordenando números

Una vez que tu pequeño se muestre confiado contando números, entonces ya está listo para empezar a tratar de ordenarlos –es decir, a ponerlos en el orden correcto. Aprovecha cualquier oportunidad que tengas de revolver números y pedirle al niño que los ponga en el orden correcto. Comienza del 1 al 5 y luego pasa del 1 al 10 cuando sientas que ya lo domina.

Actividades para ordenar números:

1- Estacionamiento de autos de juguete

Pégale etiquetas en diez autos de juguete y numéralas del 1 al 10. Luego dibuja diez espacios de estacionamiento en un papel o cartulina y ve si tu hijo puede estacionar los autos en el orden correcto.

2 – Peces numerados

En esta actividad, haz que tu niño juegue a ser un pescador y trate de capturar, en orden, el “pez numerado” de un supuesto lago. Para este juego puedes recortar diez peces de papel y ponerle a cada uno un número del 1 al 10.

¿Y ahora qué? 

En ambos juegos, una vez que tu niño haya estacionado los autos o capturado los peces en el orden correcto, revuélvelos y ve si puede reordenarlos nuevamente.

Correspondencia

A lo mejor has oído hablar de esto con el nombre de “correspondencia 1 a 1”: básicamente, significa que un objeto se corresponde con otro objeto, o que un objeto coincide con un número. Esta habilidad ayuda a los niños pequeños cuando se trata de sumas y restas simples, debido a que ya pueden reconocer que “4” significa 4 cosas u objetos –y que tienen que contar hasta 4.

Actividades para hacer correspondencia:

1- Contar juguetes

Una actividad muy sencilla para que los niños entiendan la correspondencia 1 a 1, es pedirle al niño que te dé un determinado número de juguetes, por ejemplo: “¿Me puedes dar cuatro canicas?”.

2 – Fichas de dominó

Hacer que correspondan los puntos de dos fichas de dominó es ideal para el desarrollo de estas habilidades y de verdad ayuda a que los niños se hagan a la idea de cómo luce un “cuatro”.

**Agrupar y ordenar **

Agrupar significa simplemente ordenar objetos en conjuntos con características similares, y es importante para comenzar a entender cuáles cosas tienen características comunes. Es un concepto que los niños pueden comprender muy fácilmente y tú puedes estimularlos a ejercitarlo en casa, de muy distintas maneras.

Actividades para agrupar y ordenar:

1- Bloques o cubos

Pídele a tu niño que los ordene en grupos de distintos colores o formas.

2 - Frutero

Pídele a tu niño que ordene todas las manzanas del frutero en un grupo, luego que ordene todas las naranjas en un grupo separado. Entonces, pregúntale cuántas hay en cada grupo.

¿Y ahora qué? 

Cuando tenga los grupos ordenados, pregúntale cuál grupo cree que tiene mayor número de objetos; entonces cuéntalos para ver si está en lo correcto.

Estimar y aprender acerca de cantidades

Estimar y aprender sobre cantidades resulta muy importante para que los niños se vayan formando juicios sobre los números y para que comprendan la idea de lo que puede ser “muy poco” o “demasiado”. A los niños les encantan los juegos de adivinanzas y por tanto pueden aprenden a hacer estimaciones de manera natural.

Para entender las cantidades, los niños necesitan entender lo que realmente significa una cantidad (esto es útil cuando tiene que hacer sumas y restas simples), es decir, que puedan reconocer que siete elementos en un grupo también significan siete elementos en términos de cantidad.

Actividad para el estimado y la cantidad:

1 - Juegos de adivinanzas

Pregúntale a tu hijo si puede adivinar cuántos juguetes hay en una bolsa o cuántos bizcochos en un frasco, luego pídele que los cuente para ver si está en lo correcto.

Números ordinales

No te preocupes si no sabes qué es un “número ordinal”. Esto es simplemente las palabras que describen una secuencia ordenada, es decir “primero”, “segundo”, “tercero”, etc. Entender esto ayudar a que los niños estructuren su día y significa, además, que están en capacidad de seguir instrucciones en la secuencia correcta.

Actividades con números ordinales

1 – Carrera con autos de juguete

Haz una carrera con autos de juguete y pregúntale a tu niño: “¿Cuál auto va de primero?”, luego “¿cuál auto va de segundo?”, “¿cuál auto va de tercero?”, y así sucesivamente.

2 - ¿Cuáles son sus cosas favoritas?

Habla con tu niño acerca de sus comidas, colores y canciones favoritas. ¿Cuáles pondría de primer lugar? ¿Cuáles de segundo, tercer, cuarto lugar (y así sucesivamente)?

Uno más, uno menos

Aprender sobre el “uno más” y “uno menos” de un número determinado es importante para hacer estimaciones y evaluar cantidades, e implica sumas y restas simples.

Actividades relacionadas con uno más, uno menos

1 – Números en notas adhesivas

Escribe números del uno al diez en las notas adhesivas y pégalas una al lado de la otra, en orden; dile a tu niño que escoja un número y pregúntale qué números vienen antes y después del que ha elegido.

2 – Número secreto

Piensa en un número, luego pídele a tu niño que adivine ese número secreto. Dile que, por ejemplo, tu número secreto es “uno más que seis” o “uno menos que ocho”. Dile a tu niño que también piense en su propio número secreto y trata de adivinar cuál es. Podrían jugar esto en un tren o en un autobús, buscando números como si fue fueran espías para luego adivinarlos.

Suma y resta simples

“Uno más” y “uno menos” implica operaciones de suma y resta simples, lo cual supone un importante primer paso hacia la realización de operaciones más complejas. Recuerda que mientras hablas y juegas con tu niño, le estás ayudando a desarrollar su lenguaje y a construir sus experiencias de la vida real. Hablen acerca de lo que están haciendo, explícale. Usa palabras como “suma”, “sumar”, “añadir”, “restar”, “quitar”, pues estas ayudan a que hagan conexión con la casa y el colegio.

Actividades con suma y resta:

1 - Abrochar y desabrochar botones

Ayuda a tu pequeño a abrocharse la chaqueta y pregúntale cuántos botones ha abrochado. Si desabrocha uno, ¿cuántos botones quedan abrochados? Además de ayudarlos con sus habilidades matemáticas, este juego ayuda a que los niños desarrollen sus habilidades de motricidad fina.

2 - Jugar a la tienda

Jueguen a que están en una tienda. Pon un aviso de “solo cinco artículos” y dale una cesta a tu pequeño. Dile que elija algunas manzanas y algunas naranjas y asegúrate de solo ponga cinco cosas en la cesta.

Vínculos numéricos

Básicamente se trata de combinaciones de números que sumados dan un determinado número, digamos, 10, por ejemplo: 5 + 5, 6 + 4, 7 + 3 son todos vínculos numéricos que suman 10. Los niños los aprenden para tener una mayor compresión de las relaciones entre los números.

Actividades con vínculos numéricos: 

1 – Tienda de artículos de un centavo

Inventa con tu niño una tienda donde todo cuesta un centavo. Dale 10 centavos al pequeño para que los gaste y tú, como vendedora, asegúrate de tener 10 artículos que el niño pueda comprar. Si tu hijo quiere comprar 3 artículos, pregúntale cuántos centavos le quedarán después. En tu papel de “dueña de la tienda”, pregúntale al pequeño si cree que todavía le quedan suficientes monedas de un centavo para comprar otra cosa o, tal vez, incluso otro artículo más aún.

2 - Torre de Diez

Comienza con un número específico de bloques de construcción –digamos dos– y pregúntale a tu hijo cuántos bloques más se necesitarían para hacer una torre de diez.

Formas

Las formas, que están en todas partes, son una de las primeras cosas que aprenden los niños. ¿Por qué son tan importantes? Para decirlo de una manera sencilla, las formas ayudan a que el mundo que nos rodea tenga sentido para nosotros.

Actividades con formas

1 – Cacería de formas

Busca en la casa o la habitación formas como de círculo, cuadrado, rectángulo o triángulo. Pueden también jugar a hacer formas en el aire: dibuja una forma en el aire y pregúntale a tu niño si puede adivinar cuál es. Una alternativa podría ser dibujar las formas en la arena de la playa o en el fango del parque…

2 – Construyan una casa

Una vez que tu niño entienda las formas básicas, pasa a etapas más complejas, como formas 3D o los nombres de formas. Pueden construir una casa con bloques de juguete, fieltro o en un dibujo: háblale de las distintas formas que podrías necesitar para hacer el techo, la casa, las ventanas, la chimenea y así sucesivamente.

**Lenguaje matemático **

El lenguaje matemático es una presencia constante en el mundo de los niños: en palabras y expresiones como “más grande”, “más pequeño”, “más corto”, “más largo”, “más que”, “menos que”, “junto a”, “debajo”, “pesado”, “liviano”, etc. El uso de un vocabulario variado ayuda a que los niños desarrollen un lenguaje de amplio rango y ganen mayor confianza en el proceso.

Actividades con el lenguaje matemático:

Lo estupendo del lenguaje matemático –que también ilustra lo importante que es– es que puedes hacer juegos con él dondequiera que vayas. En las tiendas, por ejemplo, puedes hacer juegos de adivinanzas: cuál bolso es el más pesado o más ligero, cuál lechuga es más grande y así sucesivamente. Cuando salgan a dar un paseo, puedes preguntarle a tu niño cuál de dos autos es más pequeño; o, si ves un gato y un perro, cuál es más grande; al colorear con creyones, pregúntale cuál creyón es el más largo. Una vez que comiences a pensar cómo incorporar el lenguaje matemático en tus actividades del día a día, verás que las posibilidades son infinitas.

También puedes hacer una tabla de estatura utilizando la cinta medidora. Mide a tu hijo y fíjate qué tamaño tiene en comparación con nuestros presentadores y personajes de CBeebies. Habla con él acerca de quién es más grande o quién es más pequeño.

Resolver problemas prácticos con las matemáticas

Una vez que los niños tengan una buena comprensión de los números y de cómo contarlos, pueden empezar a utilizar las matemáticas para resolver problemas prácticos (y aplicar ese pensamiento en el mundo real). Es ahí donde se consolidará todo ese conocimiento y les dará un entendimiento real de la utilidad que tiene lo que han aprendido. Esto, además, le dará bases a un entusiasmo que permanecerá en ellos al momento de aprender otros temas.

Actividades relacionadas con la resolución de problemas:

Hay muchas actividades relacionadas con la resolución de problemas que puedes intentar con tu pequeño. Pregúntales cuántas de tazas de agua cree que se necesitarían para llenar una jarra específica o cuántas canicas caben en un determinado recipiente.

Cuando se estén alistando para salir, puedes hacer uso de los números ordinales: “Primero nos ponemos los zapatos, luego, de segundo, nos ponemos las chaquetas, y de tercero nos podemos nuestros sombreros”. Para ejercitar la correspondencia, organiza un picnic con los osos de peluche y pídele a tu niño que calcule cuánto platos y cuántas tazas hay que utilizar.