Volver a la sección de Niños
Artículos de interés

Natación con bebés y niños

Liga permanente

Etiqueta: bebés y niños pequeños, desarrollo físico, natación, fuerza y stamina

Muchos niños dicen que la natación es su actividad familiar predilecta, además es una estupenda manera de mantenerse activos, todos juntos. No solo es divertida y accesible, también ayuda a que la familia se mantenga en forma y es una habilidad esencial para la vida.

La natación puede generar grandes beneficios para la salud. Ayuda a tener fortaleza, resistencia y flexibilidad; mantiene sanos el corazón y los pulmones del niño y mejora la postura y el balance.

La seguridad en el agua es crucial. Aunque la inmersión es la tercera causa más común de muerte accidental en niños, 1 de cada 5 niños salen de la escuela primaria sin saber nadar.

Asegúrate de que tu hijo se sienta confiado en el agua, esto podría ayudarlo a mantenerse a salvo en el futuro.

¿Listos para chapotear?

A los niños, desde muy chicos, les encanta estar en el agua. Se ha demostrado que los niños que recibieron clases de natación desde bebés han salido mejor en las pruebas de sujeción, alcance y equilibrio que los bebés que no saben nadar.

Si meter a tu niño en la piscina te pone nerviosa, puedes sencillamente unirte a un grupo. O simplemente puedes entrar y darle una oportunidad.

Aunque al principio puede parecer desalentador, una vez que sepan nadar, dominarán una habilidad valiosa para el resto de la vida.

Antes de que tu bebé tenga la edad suficiente para ir a la piscina, aprovecha la hora del baño para que empiece a acostumbrarse a estar dentro el agua. Es una gran oportunidad.

Notarás que tu bebé mueve instintivamente sus brazos y piernas cuando están sumergidas en agua; esto le ayuda a acostumbrarse a permanecer –sujetado– dentro el agua y a sentir las salpicaduras en la cara.

Expertos afirman que la mejor edad para que los bebés prueben la piscina por vez primera es alrededor de los seis meses: antes de eso la pueden sentir excesivamente fría.

Vale siempre la pena consultar con tu médico antes de dar ese paso. Cuando estén dentro el agua, asegúrate de que tu bebé esté sumergido hasta la altura de los hombros. También puede usar un traje de baño de cuerpo entero para que no le dé frío.

Mantenlo en movimiento. Esto ayudará a que tu bebé entienda que mover sus brazos y sus piernas le ayudará a mantenerse a flote.

Diversión familiar en la piscina

Los niños más grandes disfrutarán mucho de la natación contigo. Muchas piscinas ofrecen planes familiares, especiales para niños (algunos, incluso, proporcionan inflables y juguetes para una mayor diversión). Consulta con una piscina cercana a tu domicilio para obtener más información.

Al principio, métete con tu niño, muy calmadamente, en la parte menos profunda (algunas piscinas tienen un área para los bebés o los niños pequeños donde se puede caminar poco a poco en el agua). Mantente relajada y concéntrate en jugar y divertirse en el agua con el niño.

Tu actitud es lo que, por encima de todas las cosas, estimulará al niño, así que trata de demostrarle que estás feliz, que te sientes confiada dentro del agua y que realmente lo estás disfrutando.

No te olvides de llevar flotadores, lentes de agua y cualquier otra cosa que tu hijo pueda necesitar, así como los pañales de natación, si es necesario.

También es buena idea llevar bebidas y meriendas, ya que los niños generalmente terminan hambrientos y cansados ​​después de un baño de piscina.

Juegos de natación para niños

He aquí algunos juegos de natación que puedes probar la próxima vez que estés con tu niño en la piscina; son divertidos y los ayudarán a sentirse confiados y a comenzar a desarrollar sus habilidades dentro del agua:

  • Cántale canciones con rimas a tu niño, ponlo a girar en el agua y anímale a que se sumerja un instante en el agua –si puede– cuando entones una rima determinada.
  • Sienta a tu niño el borde de la piscina, mientras tú estás en el agua, frente a él. Canten una canción juntos. En algún punto de la canción, toma al niño por las manos y hazlo que caiga al agua contigo. A medida que vaya creciendo, el niño verá que puede saltar por su cuenta.